Retratos en serie – Rosana Schoijett
Becarios kuitca, famosos de la farándula y artistas locales. Todo vale para esta genial fotógrafa.

Por Pablo Accinelli

El último Estudio Abierto, noviembre del año pasado, que se inauguró donde funcionaba la beca Kuitca y donde mostraban sus trabajos todos los artistas que habían ganado la misma, empezaba en un pasillo donde Rosana Schoijett mostraba su última serie de fotos.
Fotógrafa de medios de difusión masiva, que ese mismo año había expuesto en el Malba retratos de famosos (Adrián Suar, Silvina Luna, Castells) acompañados por ella, Rosana mostraba los nuevos cambios en su obra: en la serie que iniciaba el Estudio Abierto seguían siendo retratos, pero esta vez la fama de los retratados era menor o menos importante, dada la importancia real de los artistas hoy en día en este país. En el pasillo que inauguraba la muestra veíamos una serie de 41 fotografías llamada Temporada donde posaban todos los becarios Kuitca. Estaban todos, el mismo Kuitca inclusive, y la misma Schoijett, cada cual en su marco, posando cuerpo entero, duros, mirando directamente a la cámara, jóvenes con sus obras de fondo funcionando de contrapunto. Retratos, como dice la artista, “despojados de expresiones y acciones”, para no distraernos, para que la foto se exprese a través de la fisonomía pura, la actitud limpia, el vestuario y el entorno productivo.
Estas características serían el lado formal de la obra, lo que se ve. Se podrían comparar con las fotos de la sección Vidriera de las revistas cholulas, donde posan las modelos solas o con sus novios y algún cartel de marca de fondo. La marcas, las empresas que financian las fiestas de los famosos es “la obra de los famosos”.

En Temporada en cambio la empresa y el aviso publicitario es “la obra de los artistas” retratados. Y si uno conoce quiénes son, qué hacen, la comunicación con la serie es diferente. En este caso uno ve a 41 personas que hacen “obra”, de los cuales algunos le parecerán malos artistas, otros buenos, a unos considerará sus enemigos, a otros los considerará pensantes. Se comienza a recordar pensando, y en ninguna de las fotos hay elementos que nos distraigan para esta actividad. Y luego de ese entramado de relaciones, asociaciones uno no sabría si la obra que está viendo, la de Rosana, le interesa. Tendría que preguntárselo porque lo pensado, recordado seguramente lo haya alejado de la fotode su materia. Y aquí otra pregunta, en realidad, la pregunta: ¿es buena la obra?. En mi caso la respuesta es Qué obra!, estoy pensando que bien se puede escribir un libro a partir de la misma, del ir y venir de la materia a lo inmaterial. La serie en su totalidad está en estado de pregunta.
En su fotolog, www.fotolog.com/aerosilla y en el Premio Chandon último, Rosana muestra otra vez un nuevo giro. Vemos por ejemplo, a Vicente Grondona (artista local) en su taller detenido en el aire, tras haber saltado. Diego Bianchi siendo abrazado por una chica violenta y amorosamente. Movimiento, estado de fiebre, lo contrario a la serie anterior. La pose de los retratados en el momento antes de la pose, que transforma el retrato en acontecimiento. Cada foto en particular está en estado de pregunta.

Revista La Mano, 2006.