Diálogos en el vacío

Por Paula López Zambrano, coordinadora de exposiciones del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO).

Lovecraft es el título de la exposición en conjunto del conocido artista mexicano Carlos Amorales (Ciudad de México, 1970) y la argentina Rosana Schoijett (Buenos Aires, 1969) que se presenta actualmente en el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo. La muestra reúne el trabajo que los dos artistas produjeron durante su residencia en el Centro de las Artes de San Agustín y demuestra la exploración que realizaron de técnicas de representación utilizadas en el pasado.

La fotografía tradicional y la impresión digital se ponen en juego; se invierten, se reinventan y se fusionan en cada imagen. De manera similar, al entrar en las salas del recinto puede complicarse la distinción entre el estilo particular de cada artista, así la noción de autoría individual se desvanece.

Lo individual y el trabajo en conjunto, lo contemporáneo y lo tradicional, el “arte” y lo “artesanal” son algunas de las fronteras que estos dos artistas rebasan; en el caso de Rosana Schoijett, a través de collages hechos con hojas acartulinadas de revistas y libros antiguos, y retratos de siluetas (así como se hacían en el siglo XVIII los retratos, previo a la aparición de la fotografía). Por su parte, Carlos Amorales emplea la técnica de rayograma, utilizada por Man Ray en 1921.

El título de la muestra tiene una referencia directa a Howard Phillips Lovecraft, escritor estadounidense fallecido en 1937, conocido por sus novelas y relatos de terror y ciencia ficción. Lovecraft es creador de una mitología propia que ahora es sinónimo de ficción de horror.

Con la nostalgia por el pasado, las imágenes también contienen ese horror que produce lo desconocido. Como lo ha analizado Roland Barthes, la fotografía pone en evidencia la ausencia de algo que estuvo, pero que ya no está. Las obras que conforman Lovecraft aluden a sombras, a huellas y reflejos. Estas imágenes son al mismo tiempo fotográficas como digitales, modernas y contemporáneas. Cargan un doble eco del horror: en la falta, en el vacío, en la ausencia, y en la alusión a los textos de Lovecraft.

Diálogos en el vacío, Revista el Jolgorio Cultural #45, enero 2012, pág 43. Artículo en línea.